COVID-19: Sobre las medidas y ayudas al alquiler establecidas en el Real Decreto 11/2020 de 1 de Abril - CAES
1898
post-template-default,single,single-post,postid-1898,single-format-audio,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,transparent_content,qode-theme-ver-16.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

COVID-19: Sobre las medidas y ayudas al alquiler establecidas en el Real Decreto 11/2020 de 1 de Abril

El 2 de abril entraron en vigor las medidas publicadas del Real Decreto 11/2020, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19; medidas que afectan principalmente al ámbito del alquiler, pero también a otros aspectos del Derecho a la vivienda digna.

De nuevo, y como ocurría con el Real Decreto del pasado 17 de Marzo en el que se recogía la moratoria hipotecaria (//caescooperativa.es/2020/03/preguntas-frecuentes-moratoria-pago-hipoteca-covid-19/), consideramos que las medidas adoptadas son insuficientes para proteger a las inquilinas, sobre todo por lo restrictivos que resultan sus requisitos de acceso a las moratorias, quitas y ayudas que plantea.

Desde CAES Cooperativa hemos querido hacer un breve análisis técnico de la norma, para que aquellos/as inquilinos/as que no sepan si puedan beneficiarse de las medidas puedan conocer más claramente éstas, de cara a que puedan valorar por si mismos si acogerse a alguno de los supuestos planteados:

Primera medida: Suspensión judicial de los desahucios:

Lo primero señalar que esta primera medida afecta a los procedimientos de desahucio en caso de arrendamientos, no así a los procedimientos por precario o a los desalojos penales en los que se encuentran inmersos un considerable grupo de personas en situación de máxima vulnerabilidad (como familias que no han tenido opción a encontrar vivienda alternativa adecuada tras un desalojo anterior, o bien ni siquiera sus ingresos, que generalmente son rentas básicas, les alcanza para acceder al restrictivo mercado de alquiler) y supone suspender la ejecución del desahucio -ya esté señalado con fecha o no- por un periodo máximo de seis meses (desde que se declare el fin del estado de alarma) cuando en la persona arrendataria se cumplan los siguientes requisitos:

-Encontrarse en una situación de vulnerabilidad social o económica sobrevenida como consecuencia de los efectos de la expansión del COVID-19. Por lo tanto, no afecta a quienes estuvieran en esta circunstancia de vulnerabilidad ya antes de la declaración del estado de alarma por la crisis sanitaria.

-Que no tenga alternativa habitacional para sí y para las personas con las que conviva.

Para so